23 noviembre 2016 | Hoteles

Gestión de destinos de éxito: Baleares

Como no podía ser de otra manera, Christie & Co no quiso perderse la jornada sobre Gestión de Destinos de Éxito organizada por Hosteltur el pasado viernes 28 de octubre en Palma de Mallorca.

Regístrese y reciba alertas por correo Regístrese ahora
Como no podía ser de otra manera, Christie & Co no quiso perderse la jornada sobre Gestión de Destinos de Éxito organizada por Hosteltur el pasado viernes 28 de octubre en Palma de Mallorca. Como tema central: Baleares, un destino que, a tenor del aumento de turistas durante la temporada que acaba de finalizar, ha visto acrecentada la necesidad de reorientar su propia gestión turística para evitar morir de éxito.

Baleares recibió 9,6 millones de turistas extranjeros en los ocho primeros meses del año, un 10,6% más que en el mismo periodo del año anterior. Si bien éste dato ha sido motivo de celebración para la mayor parte de hoteleros de las Islas, los diez ponentes coincidieron en la necesidad de realizar un análisis más profundo, que permita observar la disminución de la rentabilidad que, irónicamente, ha acompañado al récord turístico de la temporada.  En esa misma línea, Inmaculada Benito -Presidenta de la Federación Hotelera de Mallorca- subrayó la importancia de un nuevo modelo basado en la calidad y no en la cantidad.

Posiblemente, la voluntad de no cambiar aquello que ya funciona, la falta de urgencia debido al buen funcionamiento del sector año tras año o las dificultades propias de la reciente crisis económica, han provocado que un destino como Mallorca, segundo en número de visitantes este verano en España,  haya creado un modelo turístico cuestionable y cada vez menos rentable. Asimismo, y tal y como apuntó Hans Müller –Director de contratación en Thomas Cook Group- la mala gestión del crecimiento turístico ha provocado una total insuficiencia de infraestructuras, un completo colapso de las carreteras y una falta de servicios públicos capaces de abastecer al creciente número de turistas en la Isla.

Así pues, y aunque la aportación del turismo sobre el PIB Balear supone ya casi el 50%, la pasada temporada ha dejado un sabor agridulce. Los buenos resultados turísticos ya no pueden seguir ocultando los problemas que la visita de más de 11 millones de turistas genera en las Islas. Masificación en las playas, colapsos en las carreteras (agravados por la enorme afluencia de coches de alquiler), dificultades en el abastecimiento de agua, necesidad de inversión en servicios públicos (aún mayor debido a la gran afluencia de cruceros), la mala imagen que genera el popular turismo de borrachera o los conflictos derivados de la nueva ordenanza que se pretende aprobar en contra de las terrazas de bares y restaurantes, son algunos de los actuales retos del turismo en Baleares.

Como parte del nuevo modelo turístico necesario para Baleares, y tal y como mencionó Jordi William Carnes –Director General de Turismo de Barcelona-, existen otros retos importantes a los que se deberá prestar especial atención: el peso cada vez mayor del turismo chino, la importancia de desestacionalizar el turismo en el archipiélago balear y la necesidad de adaptar el modelo turístico a las nuevas plataformas digitales. No obstante, es necesario destacar también, como base del nuevo modelo turístico, el importante esfuerzo que muchos hoteleros han realizado recientemente a fin de reformar una planta hotelera que en los últimos años venía considerándose desfasada.

Con respecto a las discrepancias dentro del sector turístico, durante el debate quedó claro que las más importantes giran en torno a los nuevos modelos de alojamiento turístico. La agresiva penetración de este tipo de viviendas en la oferta de alojamiento está generando, especialmente en Mallorca, muchos quebraderos de cabeza. Además, la sobreocupación de pisos para este fin, por ejemplo, impide el alquiler tradicional y obliga a muchos empleados y trabajadores de temporada a desplazarse lejos de sus lugares de trabajo. Asimismo, el descontrol de la masa turística o las injusticias de este modelo de negocio frente al hotelero que sí paga sus impuestos, tiene sus licencias y contrata sus seguros, son también importantes motivos del conflicto.

Tanto las cifras de 2016 como el crecimiento experimentado año tras año reflejan que Baleares es, y seguirá siendo a largo plazo, un destino turístico de primer orden, generando interés entre hoteleros, tour operadores, inversores, etc. Desde Christie & Co confiamos en que el esfuerzo de determinados grupos hoteleros por revitalizar algunas zonas de las Islas, de las instituciones por mejorar la marca Baleares en general y la de cada isla en particular, del gobierno en regular los nuevos modelos de alojamiento turístico y de los propios ciudadanos en aceptar y apoyar al principal sector económico de la Comunidad, permitan crear un nuevo modelo turístico sostenible, rentable y justo que, sin duda, será beneficioso para todos.
Comments
Sin comentarios
Deje un comentario
 Security code