Cerrar

Hemos actualizado nuestras políticas de datos personales y el Aviso de procesamiento justo y usted puede leerlas aquí.

¿Compra o vende un negocio? Contacte con nuestro equipo +34 93 343 6161
Buscar un negocio Buscar un negocio
30 junio 2021 | Hoteles

Nuevo informe de Christie & Co: "Mercado hotelero español - Destinos Vacacionales"

Un análisis de la evolución del destino vacacional hasta 2019, del impacto del Covid-19, y de las tendencias de futuro de cara a la recuperación del sector.

Sign up & receive email alerts Sign up now

Christie & Co publica su informe anual “Mercado hotelero español - Destinos vacacionales”, en el que analiza los principales destinos vacacionales españoles de las costas del Mediterráneo y del Atlántico (incluyendo Illes Balears y Canarias) y revisa las tendencias desarrolladas hasta el año 2019 así como el impacto del Covid-19 en el año 2020.

La primera parte del informe repasa la evolución de los principales indicadores de demanda y de rendimiento hoteleros de los destinos vacacionales durante el periodo comprendido entre 2017 y 2019, incluyendo un total de 16 subdestinos situados en: Canarias, Illes Balears, la costa de Cataluña, la costa de la Comunidad Valenciana y la costa de Andalucía.

Desde la segunda crisis del 2012, el sector vacacional español se ha convertido en uno de los principales impulsores del crecimiento turístico del país. Pasando de 177 millones de pernoctaciones en 2012 a 209 millones en 2017, el sector vacacional de sol y playa (incluyendo los 16 destinos analizados), impulsado por el crecimiento de la demanda internacional, registró un aumento continuo de los niveles de demanda y de rentabilidad hotelera.

Desde 2017 hasta 2019, los principales mercados vacacionales mostraron signos de ralentización y un ligero decrecimiento de los indicadores hoteleros, debido tanto a la paulatina recuperación de los destinos competidores en el mediterráneo, como a otros factores como, por ejemplo, la disminución de la demanda procedente del Reino Unido o la quiebra de Thomas Cook.

El sector vacacional fue el motor turístico de la industria hotelera, representando el 60% de la demanda en España en 2019, con un considerable impacto en la estabilización de la rentabilidad hotelera y en la mejora en la calidad de la oferta. En cambio, en cuanto a niveles de inversión se refiere, aunque históricamente el sector hotelero vacacional había sido el foco de las inversiones hoteleras, en 2019 los destinos vacacionales registraron el 41% del volumen de inversión total, superados por la inversión en destinos urbanos.

En cuanto a los principales indicadores, y a pesar de su estacionalidad, Mallorca fue el destino que, en 2019, registró un mayor número de pernoctaciones (45m) con más de 90.000 habitaciones hoteleras. Por su parte, Ibiza y Formentera registraron el mayor RevPAR hotelero de los destinos analizados en ese mismo año.

La segunda parte del informe ofrece un análisis detallado de la evolución de los principales indicadores hoteleros en 2019 y 2020 para los 16 subdestinos mencionados (Canarias, Illes Balears, la costa de Cataluña, la costa de la Comunidad Valenciana y la costa de Andalucía).

El estallido de la pandemia del Covid-19 enfrentó el sector a una situación nunca vista antes, cuyas consecuencias se detallan en la tercera sección del informe, que analiza en profundidad la evolución de los indicadores en 2020 versus 2019 para 24 regiones turísticas españolas, incluyendo destinos de playa, montaña e interior. Se lleva a cabo una comparativa de los datos registrados en 2020 en relación con el año anterior, ofreciendo una visión general de cómo la pandemia del Covid-19 ha impactado en las tendencias de viaje durante el verano de 2020.

En este contexto, la demanda hotelera vacacional en 2020 cayó en un 75,9% (56 millones de pernoctaciones vs 234 millones en 2019). Destinos domésticos secundarios accesibles por carretera, como la Costa Verde, los Pirineos o la Costa de la Luz, registraron una caída menos pronunciada de su demanda, siendo capaces de atraer más clientes nacionales durante el verano de 2020.

Los segmentos hoteleros que se vieron afectados en menor medida son, por un lado, el segmento económico, capaz de mantener los establecimientos abiertos con menores gastos operativos, y por otro, el segmento de lujo, demanda que ha seguido viajando durante el año.
 
A pesar del impacto del Covid-19 en el sector hotelero, se han identificado un gran número de proyectos en destinos vacacionales, destacando 61 proyectos en la Costa Andaluza y 22 proyectos en Canarias. Cabe subrayar el gran porcentaje de proyectos en el
segmento de 5 estrellas, contribuyendo al reposicionamiento de los principales destinos con la entrada de nuevas marcas internacionales de lujo.
 
En cuanto al volumen de inversión en destinos vacacionales, en 2020, la inversión hotelera volvió a recuperar su patrón habitual en este sector, que superó el nivel de inversión en destinos urbanos, registrando 603 millones de Euros (67% del volumen total de inversión), con gran parte de las transacciones en mercados primarios como Illes Balears, Canarias y Costa del Sol.
 
A raíz del impacto que el Covid-19 ha tenido en nuestra sociedad y en nuestro estilo de vida en el último año, algunas tendencias están despuntando como posibles motores de la ansiada recuperación: mayor flexibilidad, digitalización, micro-.segmentación, reposicionamiento o sostenibilidad.

Inmaculada Ranera, Directora General de Christie & Co en España y Portugal, comenta “Hemos querido publicar una instantánea del estado del sector vacacional en España, como parte esencial de una industria turística que ha pasado de representar el 12,4% del PIB en 2019 al 4,3% en 2020. El consenso de mercado es que los destinos orientados esencialmente al segmento vacacional se recuperen con más rapidez que los destinos orientados a un turismo MICE y de negocio. Esta recuperación dependerá de múltiples factores, algunos relacionados con la demanda, mientras que otros dependerán de la eficacia de las medidas de soporte al sector establecidas por el gobierno, de las modalidades de devolución de los préstamos concedidos, del acceso a la financiación bancaria, así como de las potenciales restricciones impuestas por las autoridades, tanto en nuestro país como fuera de él. Pese a estas incógnitas, existe un enorme afán de inversores y cadenas internacionales por entrar o consolidarse en el mercado vacacional español, demostrando la confianza y el optimismo de los actores del sector en su recuperación.”
 
Nota: Este informe se finalizó antes de que el pasado 24 de junio el Gobierno del Reino Unido incluyera las islas Baleares en la "lista verde" de los destinos más seguros.